Caminando con Maria

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

www.caminando-con-maria.org

 

 

NUEVE DIAS A MARIA INMACULADA

DIA PRIMERO

LA VOCACIÓN DE MARÍA Y NUESTRA PROPIA VOCACIÓN

 

 

En los mismos comienzos de la Revelación se habla ya de nuestra Señora (Gen 3, 15). Después del pecado de nuestros primeros padres, Dios no abandonó a sus hijos, los hombres... Y llegada la plenitud de los tiempos envió al Arcángel Gabriel a Nazareth, donde vivía la Virgen. La piedad popular presenta a María recogida en oración mientras escucha, atentísima, el designio de Dios sobre Ella, su vocación.

Dios te salve, llena de gracia, le dice el Angel... (Lc 1, 28-33)

Y la Virgen da su pleno asentimiento a la voluntad divina: Hágase en mí según tu palabra (Lc 1, 38). Desde ese momento acepta y realiza su vocación que consiste en ser Madre de Dios y Madre de los hombres.

En función de su maternidad, fue rodeada de todas las gracias y privilegios que la hicieran digna morada del Altísimo. Dios escogió a su Madre y puso en ello todo su Poder. No quiso que la rozara siquiera el pecado: ni el original, ni el personal. Fue concebida INMACULADA, sin mancha alguna.

La vocación como en toda persona- fue el momento central de su vida: Nació para, ser Madre de Dios.

También en cada uno de nosotros la vocación es el punto central de su vida. El eje sobre el cual se organiza todo lo demás. Todo o casi todo depende de acertar en lo que Dios quiere de nosotros y ser fieles a este designio divino. Esto es lo más importante y alegre de toda nuestra vida: amar y seguir la propia vocación.

Propósitos para este día:

La Virgen nos enseña tres cosas:

1- Disponibilidad. He aquí la Esclava del Señor... fue la respuesta de la Virgen.

Darle hoy, a través de la Virgen, un SI a Dios sin reservas y sin condiciones, aunque a veces pueda costar.

2- Aumentar nuestra oración. El trato con el Señor es fundamental para que vayas conociendo el camino que te tiene preparado.

3- Abrir nuestra alma al Señor y darnos a conocer en la confesión.

Una buena CONFESIÓN en el comienzo de esta Novena, te dispondrá a recibir las abundantísimas gracias que la Virgen te tiene preparadas a lo largo de estos nueve días.

Además, la dirección espiritual puede ser una formidable ayuda para conocer lo que Dios quiere de nosotros.

Fuentes: iglesia.org

Caminando con Maria

volver a inicio                                                                     ir dia siguiente