LAS GLORIAS DE MARÍA

San Alfonso María de Ligorio

SÚPLICA DEL AUTOR A JESÚS Y A MARÍA

 

ORACIÓN DE CONFIANZA EN MARÍA

 

Señora mía, siendo tu oficio

el de mediadora entre los pecadores y Dios,

ea, pues, abogada nuestra”,

cumple también ese oficio conmigo.

No me digas que mi causa

es muy difícil de ganar;

pues yo sé, como me dicen todos,

que toda causa por desesperada que sea,

si la defiendes tú, jamás se pierde.

 

Podría temer si sólo mirase

la muchedumbre de mis pecados,

y tú no aceptaras defenderme,

pero al ver tu misericordia inmensa,

y el sumo deseo de ayudar al pecador

que late en tu corazón, nada temo.

¿Quién se perdió jamás

habiendo recurrido a ti?

 

Por eso te llamo en mi socorro,

mi abogada, mi refugio y mi esperanza.

En tus manos pongo la causa

de mi eterna salvación,

perdida estaba,

pero tú la tienes que ganar.

 

Gracias le doy siempre al Señor

que me da esta gran confianza en ti,

la cual, a pesar de mis deméritos,

siento que me garantiza la salvación.

Sólo un temor me aflige, amada Reina mía;

y es que yo pueda, por mi descuido

perder esta confianza en ti.

 

Por eso te ruego, María, Madre mía,

por el amor que tienes a Jesús,

que siempre me conserves y acrecientes

esta confianza en tu intercesión

por la que espero, con toda certeza,

recuperar la amistad divina,

tantas veces por mí despreciada y perdida.

 

Recuperarla espero por tu medio y conservarla,

hasta llegar, gracias a ti, al Paraíso,

a agradecer y cantar

las misericordias de Dios y tuyas,

por toda la eternidad. Amén.

 

 

www.caminando-con-maria.org

www.caminando-con-jesus.org

p.s.donoso@vtr.net